English
APOSTOLADO DE LA CRUZ

Oraciones

inicio | misión | espiritualidad | obra de la cruz | símbolo de la cruz | cadena de amor | formación | oraciones | fotos-videos | recursos | enlaces

 

 

 

El Santo Rosario

Misterios Gozosos (Lunes, Sábado)

1. La Anunciación
Virgen bendita, concédenos el recibir con fe la Palabra de Dios y permanecer humildemente dóciles a su gracia que nos hará fecundos en frutos de salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor.

2. La Visitación
Virgen Bendita, concédenos el llevar a Cristo a nuestros hermanos, con la solicitud de la caridad y el celo de la fe.

3. El nacimiento de Jesús
Virgen bendita, concédenos pobreza de alma para recibir a Cristo y darle todo nuestro amor.

4. La presentación de Jesús en el Templo
Virgen bendita, Madre nuestra, te rogamos ofrecernos al Señor con un alma pura y presentarnos un día en el templo de su gloria.

5. El encuentro de Jesús en el Templo
Virgen bendita, concede a todos aquellos que buscan a Cristo, el encontrarlo en su Santa Iglesia y haz que busquemos sin cesar su rostro en el templo de nuestra alma.

Misterios Dolorosos (Martes, Viernes)

1. La agonía en el Huerto
Virgen dolorosa, concédenos una verdadera contrición de nuestras faltas y una sumisión filial a la voluntad crucificante de Dios.

2. La flagelación
Virgen dolorosa, concédenos el soportar pacientemente los sufrimientos corporales y "crucificar nuestra carne con sus codicias" por Jesucristo, nuestro Señor.

3. La coronación de espinas
Virgen dolorosa, concede a los confesores de la fe, el aceptar con alegría los insultos, las persecuciones y las calumnias por el nombre de Cristo, ya que su recompensa será grande en los cielos.

4. Jesús con la Cruz a cuestas
Virgen dolorosa, concédenos el llevar con entereza nuestra cruz de cada día para seguir a Cristo, como expiación de nuestras faltas y de las de nuestros hermanos.

5. Jesús muere en la Cruz
Virgen dolorosa, reúne a todos los hombres al pié de la cruz, para que recojan los frutos de salvación y que sean uno en Jesucristo Nuestro Señor.


Misterios Gloriosos (Domingo, Miércoles)

1. La Resurrección
Virgen Gloriosa, concédenos una fe ardiente en Cristo resucitado y la gracia de vivir una nueva vida en El, no por nosotros, sino por Dios.

2. La Ascensión
Virgen Gloriosa, concédenos vivir en santa esperanza mientras "que llega la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Jesucristo. (Ti 2/13) 

3. La venida del Espíritu Santo
Virgen Gloriosa, pide al Espíritu Santo, el inflamar nuestros corazones con el amor de Dios para irradiar este amor entre nuestros hermanos, en Jesucristo nuestro Señor.

4. La Asunción de María
Virgen Gloriosa, elevada a los cielos, en la noche de este mundo, sé Tú nuestra estrella que nos guíe hacia Cristo y nos lleve a la vista de su gloria.

5. La Coronación de María
Virgen Gloriosa, coronada por Dios Reina del mundo, concédenos la verdadera paz, en la verdad, la justicia y el reino de Jesucristo nuestro Señor.

Misterios Luminosos (Jueves)

1. El Bautismo de Jesús en el Jordán

2. Las Bodas de Caná

3. La Proclamación del Reino de Dios

4. La Transfiguración

5. La Institución de la Eucaristía


Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, en tus manos encomiendo mi fe para que la ilumines, llena eres de gracia…

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, en tus manos encomiendo mi esperanza para que la alientes, llena eres de gracia…

Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos encomiendo mi caridad para que la inflames, llena eres de gracia...

Dios te Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, Oh piadosa, Oh dulce Virgen María!

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Letanías

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial, 
ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo,
ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios,
ten piedad de nosotros
Santa María, ruega por nosotros (después de cada invocación)
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre virginal,
Madre sin mancha de pecado,
Madre Inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso insigne de devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consuelo de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los ángeles,
Reina de los patriarcas,
Reina de los profetas,
Reina de los apóstoles,
Reina de los mártires,
Reina de los confesores,
Reina de las vírgenes,
Reina de los santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta al cielo,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la paz.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, 
perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, 
escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, 
ten piedad de nosotros.

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. 
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor 
Jesucristo. Amén.

Oremos: Concede, Señor y Dios nuestro, a tus siervos, gozar de perpetua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, líbranos de las tristezas presentes y llévanos a gozar de las alegrías eternas. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Acordaos

Acuérdate, Oh piadosísima Virgen María, que no se ha oído decir hasta ahora que alguno que recurriese a tu patrocinio, implorase tu auxilio o pidiese tu socorro, haya sido abandonado por ti. Yo animado por esta confianza, vengo a ti, me refugio en ti; yo, pecador, gimo delante de ti. No quieras, Oh Madre del Verbo Eterno despreciar mis súplicas, óyeme favorable y haz lo que te pido. Amén.


 

Regresar a Oraciones 

 

 

 


Inicio   |  Misión  |  Espiritualidad  |   Obra de la Cruz   |  Símbolo de la Cruz  |  Cadena de Amor  |  Formación  |  Oraciones  |  Fotos-Videos  |  Recursos  |  Enlaces  | 
English