APOSTOLADO DE LA CRUZ

Oraciones

inicio | misión | espiritualidad | obra de la cruz | símbolo de la cruz | cadena de amor | formación | oraciones | fotos-videos | recursos | enlaces

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oraciones de la mañana

Ven, Espíritu Creador,
visita nuestras almas
y llena con la gracia divina
los corazones que Tú creaste.

Eres el Paráclito,
el don de Dios Altísimo,
fuente viva, fuego, amor
y espiritual unción.

Autor de los siete dones,
dedo de la diestra paterna,
fiel promesa del Padre
que enriquece nuestra palabra.

Ilumina los sentidos,
infunde amor en los corazones
y conforta sin cesar
nuestra fragilidad.

Ahuyenta al enemigo,
danos pronto la paz,
contigo como guía
evitemos todo mal.

Por Ti conozcamos al Padre
y también al Hijo
y confiemos siempre en Ti,
Espíritu de ambos.

Gloria a Dios Padre
y al Hijo que resucitó
y al Espíritu Paráclito
por todos los siglos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y todo será creado.
(Tiempo Pascual: Aleluya)

R. Y renovarás la faz de la tierra.
(Tiempo Pascual: Aleluya)

Oremos: Oh Dios que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo, haz que seamos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Examen de previsión. Momento en silencio en que preparamos el día frente a Dios.


Angelus

V. El Angel del Señor anunció a María.
R. Y concibió del Espíritu Santo.
     Dios te salve, María...

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mí según tu palabra.
     Dios te salve, María...

V. El Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
     Dios te salve, María...

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oremos: Infunde, Señor, tu gracia en nuestras almas, para que nosotros, que por el anuncio del Ángel conocimos la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y su Cruz, lleguemos a la gloria de la Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Regina Coeli  (Se reza en el Tiempo Pascual)

V. Reina del Cielo, Aleluya.
R. Porque el Señor, a quien mereciste engendrar, Aleluya.

V. Resucitó según su palabra, Aleluya.
R. Ruega a Dios por nosotros, Aleluya.

V. Alégrate, Virgen María, Aleluya.
R. Porque resucitó el Señor, Aleluya.

Oremos: Oh, Dios, que has alegrado al mundo con la Resurrección de tu Hijo, Jesucristo Nuestro Señor, concédenos por su Madre la Virgen María, llegar al gozo de la eternidad. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, creemos y esperamos en Ti; te amamos y te pedimos la gracia de vivir en unión íntima y constante contigo.

Padre Celestial, por tu gran misericordia enviaste a Jesucristo, tu Hijo, y nos revelaste el designio de salvación que Él consumó en la Cruz. Nos proponemos incorporarnos fielmente a Él, para tu mayor gloria, sobre todo recibiendo con amor las cruces que te dignes enviarnos.

Jesús, Sacerdote Eterno, Hostia inmaculada, ayúdanos a transformarnos en Ti haciendo como Tú la voluntad del Padre con obediencia perfecta y humildad de corazón.

Espíritu Santo, ilumínanos e infunde en nosotros el amor de Dios. Para vivir nuestra consagración a Ti, seremos dóciles a tus inspiraciones y trabajaremos para que las almas te conozcan y te amen.

María, Madre de Jesús y Madre nuestra, queremos meditar y compartir tus dolores, especialmente los que padeciste en favor de la Iglesia después de la Ascensión de tu Hijo. En tu presencia renovamos nuestra entrega a Dios, alcánzanos las gracias que necesitamos para guardarla fielmente y bendice a los que pertenecemos a las Obras de la Cruz.

V. San José, esposo de María.
R. Protege nuestra Obra y pide para nosotros la gracia de perseverar en ella y morir santamente.

V. Santos Ángeles Custodios.
R. Guiadnos para que seamos verdaderos miembros de la Obra de la Cruz.

V. Por los Sacerdotes.
R. Señor, llénalos de fe y de caridad apostólica.

V. La mies es mucha, pero los obreros pocos.
R. Envía, Señor, obreros a tu mies.

V. Por aquellos que tienen el encargo de guiarnos.
R. Pastor Eterno, asístelos, para que dóciles a tu voluntad, conduzcan con espíritu de caridad a sus hermanos, ayudándolos a corresponder fielmente a su vocación.


Ofrecimiento del Verbo Encarnado

Padre Santo, por las manos de María te ofrecemos como víctima al Verbo Encarnado, en quien tienes todas tus complacencias. Impulsados por la caridad que el Espíritu Santo ha derramado en nuestros corazones, nos ofrecemos constantemente en su unión como hostias vivas y nos sacrificaremos por tu amor en las ocasiones que se nos presenten, implorando gracias para el mundo y la Iglesia, especialmente por tus sacerdotes.

Jesús, Salvador de los hombres ¡Sálvalos!


Consagración al Espíritu Santo

¡Oh Espíritu Santo! Recibe la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser. Dígnate ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida y en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía y mi Fuerza y el Amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reserva a tus operaciones divinas y quiero ser siempre dócil a tus inspiraciones.

¡Oh Espíritu Santo! Transfórmame, con María y en María, en Cristo Jesús, para gloria del Padre y salvación del mundo. Amén.

 

Regresar a Oraciones 

   

 

       


Inicio   |  Misión  |  Espiritualidad  |   Obra de la Cruz   |  Símbolo de la Cruz  |  Cadena de Amor  |  Formación  |  Oraciones  |  Fotos-Videos  |  Recursos  |  Enlaces  | 
English
 

  English